La entidad conservacionista colectiva sin ánimo de lucro Azálvaro se ha posicionado hoy contraria al proyecto de las obras de restauración de la cubierta de la Iglesia de San Europio que ha adoptado la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Junta de Castilla y León. El motivo de la negativa al proyecto de la institución regional, según el colectivo, es porque  “pretende eliminar sin miramientos el vínculo tradicional del templo con las colonias de cigüeña y vencejo”

Para esta agrupación ornitológica el nulo eco demostrado en definitiva por parte de su delegación territorial de Segovia a las propuestas ofrecidas por los ecologistas, “supone no solo una amenaza a la credibilidad de la reciente declaración como Reserva de la Biosfera sino que también compromete la efectividad exigida a una rehabilitación con elevado coste económico”.

En el citado proyecto y según el colectivo se ha elaborado “ignorando de modo lamentable el contexto biológico y turístico del que forma parte el citado B. I. C., no solo se desprecian las asumibles medidas preventivas y compensatorias argumentadas por el Colectivo Azálvaro, sino que además se mantiene una cuantiosa partida destinada a unos más que cuestionables efectos disuasorios a la nidificación de las citadas aves”

El colectivo asegura, además que se trata de “una lamentable postura que, desoyendo al tiempo las recomendaciones técnicas emitidas desde el mismísimo Servicio Territorial de Medio Ambiente de Segovia, afectara gravemente a estas poblaciones bajo régimen de protección especial y, por supuesto, como a nadie ya se le escapa, tendrá un lógico impacto sobre los inmediatos inmuebles particulares del casco urbano”

Azálvaro entiende que “es prioritario impedir la incongruencia que supone que la Dirección General de Patrimonio de la Junta de Castilla y León decida gastar doscientos mil euros de dinero público en reparar el tejado de la iglesia de San Eutropio ignorando olímpicamente las medidas técnicas, que existen y se implementan ordinariamente en multitud de municipios, para hacer compatible con la necesaria adecuación de la construcción eclesial, la ancestral confluencia de las cigüeñas en la plaza mayor, fuente del sentir común medioambiental de los espinariegos de todos los tiempos”

Foto: Iglesia de San Eutropio / El Espinar