El Patronato del Alcázar de Segovia resolvió con éxito un año más el protocolo de actuación en el monumento en caso de incendio. El simulacro se repite cada 6 de marzo o en torno a esa fecha, coincidiendo con la conmemoración del fuego que devastó buena parte de la emblemática fortaleza tal día como hoy, pero de 1862.

Esta vez el simulacro se basó en un hipotético conato de fuego junto a la torre del homenaje que se resolvió en apenas 20 minutos para poner a prueba el programa de prevención de riesgos y el sistema contraincendios. Comenzó sobre las 10.30 horas y antes de las 11 se evacuó el monumento, se sacaron las obras de arte más valiosas y se dio por apagado.

“Desarrollamos este ensayo cada año en fechas cercanas al aniversario del pavoroso incendio del 6 marzo de 1862 que destruyó las techumbres del Alcázar, como homenaje al grandioso esfuerzo que todos los segovianos hicieron para restaurar uno de nuestros más emblemáticos monumentos“, explicaron fuentes del Patronato, que desarrolla cada año este ejercicio en colaboración con el parque de Bomberos de la capital.

Este año el simulacro consistió en la extinción de un conato de incendio, así como en el rescate y protección de personas y obras de arte. Y además de los bomberos de Segovia y el propio personal del Patronato, doce trabajadores en total.

DEJA UNA RESPUESTA