Cientos de personas dejaron hoy pequeña la Iglesia de San Bartolomé en Sepúlveda (Segovia) en el oficio religioso en memoria del torero segoviano Víctor Barrio fallecido el sábado en la plaza de toros de Teruel.

El féretro, portado por familiares y miembros de la cuadrilla de Barrio entró en la iglesia pasados pocos instantes de las 11.00 horas y acto seguido, accedió al recinto su viuda Raquel Sanz y los padres del torero acompañados por la práctica totalidad del pueblo.

Junto a los vecinos, el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, y la presidenta de las Cortes, Silvia Clemente, quisieron llevar en persona el dolor de los castellanos y leoneses encabezando una amplia representación de cargos públicos entre los que se encontraban diputados, senadores y varios alcaldes de la provincia de Segovia.

Entre los toreros presentes se encontraron Sebastián Palomo Linares, Vicente Ruiz ‘El Soro’ que aseguró que la muerte de un torero como Víctor Barrio “engrandece mucho más la fiesta” y, Jaime Ostos, David Lugillano, Miguel Abellán quien afirmó que la perdida de Barrio era ” muy dolorosa para la profesión y para su familia fundamentalmente. Se ha vuelto a demostrar la cruda realidad del toreo”, explicó.

A la salida del féretro de la iglesia, una vez terminado el Oficio, el pueblo enteró vitoreó al fallecido diestro y entre aplausos y muestras de cariño, compañeros de profesión, vecinos y familiares portaron el ataúd dando una ‘vuelta al ruedo’ a la plaza del pueblo en la que, en el balcón del Ayuntamiento, ondeaban a media asta las banderas y podía verse un capote de Barrio con un crespón negro y la foto del torero. La localidad decretó ayer dos días de luto oficial.

Una profesión ‘unida’

Acudieron a Sepúlveda exponentes de varias generaciones de matadores de toros que mostraron sus condolencias a la familia y que demostraron, según manifestó Enrique Ponce “la unidad del mundo del toro siempre ha existido y aquí hoy se ve”, dijo. “ Es un desgracia tremenda, una tregadia grandísima”, expresó Ponce que añadió “estas cosas a veces ocurren y somos conscientes de ello”, concluyó.

Por su parte Esaú Fernández reconoció “no tener palabras para expresar tanto dolor” y aseguró que “era mi amigo, hemos vivido muchas cosas juntos” y reflexionó sobre la necesidad de “recapacitar muchas cosas y que al toreo se le de la importancia que tiene” porque, incidió “nos ha dejado una persona en la Plaza en la que se crea un arte”, concluyó.

También estuvieron presentes, entre decenas de representantes de la tauromaquia de todos los ámbitos José Antonio Ruiz ‘Espartaco’; Curro Vázquez, Cayetano Rivera, Pepín Liria, El Juli, José Mari Manzanares, José Tomás, José Miguel Arroyo ‘Joselito’ o Cristina Sánchez entre otros muchos matadores de toros, subalternos o ganaderos que quisieron acompañar a la familia y amigos de Victor Barrio en una mañana de dolor y respeto en una localidad que quedó cerrada al tráfico para la ocasión.