La Guardia Civil de Segovia ha desarticulado una presunta organización criminal dedicada al tráfico de drogas en el ámbito nacional con ocho detenidos de nacionalidad española en diferentes localidades de Segovia, Granada y Madrid. La operación ‘Parcero’, en colaboración con la Policía Nacional, ha permitido la incautación de droga con un precio en el mercado de 1,2 millones de euros más varios vehículos de alta gama y cerca de 41.000 euros en metálico, según informaron fuentes del Instituto Armado.

La operación ‘Parcero’ comenzó tras haberse detectado en la provincia de Segovia la posible presencia de un grupo criminal organizado, dedicado a la distribución de cocaína, hachís, marihuana, ‘speed’ y diversos estimulantes. Tras la investigación, que duró un año, miembros de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Segovia iniciaron la pasada semana en Otivar (Granada) la fase final de la operación.

Como resultado de la operación se llevaron siete registros en las localidades de Salobreña (Granada), Pozuelo, Boadilla del Monte, Hoyo de Manzanares, Madrid y en la provincia de Segovia, así como ocho detenciones: R.A., en la localidad de Otivar (Granada); A.D. e I.R en la localidad de Salobreña (Granada); C.V. en Boadilla del Monte (Madrid); A.A en Hoyo de Manzanares (Madrid); D.A. en Madrid, O.C., y R.C en la provincia de Segovia, todos ellos con antecedentes penales y edades comprendidas entre los 20 y los 60 años.

Fruto de los registros se incautaron 29,287 kilos de cocaína, 20 de los cuales se hallaban en proceso de elaboración a base de pasta de cocaína, 3,9 kilos de hachís, 16,5 kilos de marihuana dispuesta para su venta, 112 gramos de ‘speed’, estimulantes, 25 kilogramos de tabaco y 40.990 euros en metálico. Además se intervinieron varios vehículos de alta gama y diversos efectos y documentación para su estudio.

La dirección de esta organización delictiva se ubicó en un laboratorio de tratamiento de estupefacientes descubierto en Salobreña (Granada),dedicado a la elaboración y corte de cocaína con una producción capaz de fabricar 10 kilos de cocaína diariamente. La droga tenía salida a través de varios puntos ubicados en la zona Norte de la comunidad madrileña, como Pozuelo, Boadilla del Monte, Hoyo de Manzanares o Madrid y en la provincia de Segovia.

La intervención policial también permitió la desarticulación de otro laboratorio en Boadilla del Monte que se hallaba en proceso de construcción, y contaba ya con el material para su puesta inmediata en funcionamiento como campo de cultivo de marihuana en la modalidad ‘indoor’ procurándose de esta manera unas cosechas continuas a lo largo del año.

Durante la investigación, los agentes de la Guardia Civil, comprobaron como uno de los objetivos era, a su vez, objetivo de otra operación de la Policía Nacional, efectuando una coordinación sobre la investigación de esta persona con este cuerpo policial a través del Centro de Inteligencia contra el terrorismo y el Crimen Organizado del Ministerio del Interior (CITCO).

Además, uno de los detenidos tenía una orden europea de detención en relación a otro delito de tráfico de drogas y por su peligrosidad, la detención fue efectuada por personal de la Unidad de Seguridad Ciudadana de Comandancia (USECIC) de la Guardia Civil de Granada en Salobreña.

Un operativo de más de 300 agentes

El teniente coronel jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Segovia, José Luis Ramírez, aseguró hoy al hacer pública la operación que todavía “quedan partes por investigar,  se ha desarticulado la trama del menudeo de Segovia, la trama de traer la manteria prima a Segovia y se ha desarticulado el laboratorio que suministraba, ahora queda la  parte internacional”, apuntó en declaraciones recogidas por Ical. En ese sentido, la droga podría proceder de Holanda, Venezuela y Colombia.

Ramírez destacó de la operación “la excelente coordinación a todos los niveles tanto en el interno de la Guardia Civil como con la Policía Nacional” y cifró en más de 300 personas el numero de agentes implicados en toda la operación “desde sus inicios hace un año”, apuntó.

Los Agentes de la Guardia Civil imputan a los detenidos varios delitos de tráfico de drogas, pertenencia a organización criminal, blanqueo de capitales y falsedad documental. La operación ha sido tutelada en el Juzgado de 1ª Instancia en Instrucción de Cuéllar (Segovia) y fuentes policiales aseguran que la investigación sigue abierta e torno a la diversa documentación hallada en los equipos informático