La Audiencia Provincial de Segovia ha condenado a un vecino de la localidad segoviana de Brieva, por un delito continuado de abuso sexual a una menor de 13 años.

El hombre tendrá que indemnizar a su familia con 6.000 euros por el daño moral causado, además de permanecer alejado de ella durante un periodo de cinco años. No podrá acercarse a menos de 500 metros de su domicilio, lugar de estudio o de trabajo.

El juicio por este caso se celebró en dos jornadas los días 17 de enero y 14 de marzo. En su sentencia, la Audiencia Provincial recoge hechos ocurridos entre la menor y el acusado, que era amigo de su familia, entre los años 2011 y 2013. A raíz de estos acontecimientos, la niña tuvo una disminución del rendimiento escolar, no quería salir sola de casa y necesitó tratamiento psicológico.