Los comerciantes segovianos han acusado, como no podía ser de otra forma, la omnipresente crisis económica. De hecho, el 70,67 por ciento reconoce que sus ventas han bajado en el último año y de estos, uun ocho de cada diez dice que lo han hecho entre un 10 y un 30 por ciento, según indica el VI Barómetro realizado por la Agrupación de Comerciantes Segovianos. (ACS) Más alarmante es el caso del 3,77 por ciento de los encuestados que sufren pérdidas, ya que lo hacen por encima del 50%, un dato que imposibilita o al menos pone muy difícil la supervivencia del negocio.

Ni los turistas ni la alta velocidad parecen ayudar en esta crisis. De hecho, el 76 por ciento de los comerciantes segovianos no venden muy poco o nada a los turistas y sólo un 4 por ciento cifra sus transacciones con forasteros en el 50%. Tampoco parece que la llegada del tren de alta velocidad a Segovia haya marcado una gran diferencia en la ventas minoristas ya que, si en 2007 el  37% creía que la llegada del AVE iba a repercutir de forma beneficiosa en sus negocios, hoy, nueve de cada diez aseguran no haber notado nada.

La polémica llega cuando se les pregunta por las plazas de aparcamiento disponibles en el centro de Segovia. El 92 por ciento cree que debería llevarse a cabo el proyecto de construir el aparcamiento en el Paseo del Salón, ya que existen suficientes garantías para que no se perjudique el entorno. En este sentido, el presidente de ACS, Juan Manuel Muñoz, destaca que  los comerciantes “no somos ni arquitectos ni ingenieros, pero tenemos mucho sentido común” y además “sabemos que tan importante para la buena marcha del comercio es una situación económica favorable como una buena oferta de aparcamientos”. Muños recuerda que el comercio de la capital no sólo vive de sus habitantes sino también de aquellos que vienen de otras localidades a hacer sus compras en Segovia y que “necesitan un lugar donde aparcar, cercano a las tiendas”.

El buen dato llega a la hora de hablar de la financiación de los comerciantes ya que sólo el 18 por ciento tuvo que pedir un crédito. De éstos, el 52% lo hizo en un banco y el 37 lo hizo en cajas de ahorros. Los minoristas segovianos han demostrado ser además solventes, ya que el 94% de las veces el banco aprobó el crédito y en el 84% de las ocasiones la respuesta de la caja fue afirmativa.

Otro dato curioso que arroja esta encuesta es que, según parece, los hábitos de los consumidores han cambiado a lo largo de los años ya que le 56 por ciento de los minoristas no notan que sus ventas varíen en función del día de la semana que sea, si bien antes durante los sábados solían registrarse picos. Aún así, el 11 por ciento nota como sus ventas aumentan tanto los lunes como los viernes y un 13 por ciento como lo hacen los sábados. Lo que sí está claro es que los consumidores somos más de mañanas porque el 33 por ciento de los comerciantes notan como la mayor parte de sus ventas se producen en esta franja horaria, y de estas, el 67% se producen entre las 12 y las 14 horas.

También evolucionan las formas de pago ya que, si bien el pago en efectivo sigue siendo el más usado en los comercios minoristas, la tarjeta de crádito va ganando terreno. Así, el 50 por ciento de los comerciantes cobran más en efectivo, mientras el 24 por ciento lo hace más con tarjeta. En medio se sitúa el 11 por ciento, que cobran en efectivo o con tarjeta a partes iguales. Eso sí, los consumidores que quieran pagar con cheque lo van a tener complicado en Segovia, ya que el 85 por ciento de los comerciantes no aceptan otras formas de pago que no sean la tarjeta o el efectivo.

DEJA UNA RESPUESTA