La compañía ‘Chirigóticas’ vuelve a Segovia por San Frutos para representar ‘Juanita Calamidad’ mañana jueves 22 en la Sala Ex.presa en La Cárcel_Segovia Centro de Creación. La compañía gaditana compuesta por Ana López, Alejandra López y Teresa Quintero presentan su última producción teatral dirigida por Antonio Álamo. Con el subtítulo de ‘todo el mundo tiene un pasado’, narra la historia de una mujer a la que le resulta difícil llevar una vida acorde con su edad. Las entradas al precio de 12 euros se pueden adquirir en la Central de Reservas de Segovia (www.turismodesegovia.com / Centro de Recepción de Visitantes) reservándose hasta un 10% de las localidades para desempleados.

Según la compañía ‘Chirigóticas’, dos materiales textuales de índole distinta confluyen en la dramaturgia del nuevo espectáculo ‘Juanita calamidad’. Por un lado el romancero que formaba parte del pregón del dios Momo de 2013 en torno a la maternidad y, por otro, el repertorio de letras de 2014 titulado ‘Caravana de mujeres’, ambos de Ana López Segovia. En el primero asistíamos, en primera persona, al anhelo de ser madre, la búsqueda del candidato ideal, el embarazo y el parto; en el segundo de los materiales se parodiaba el género del Western tomando como punto de partida unas mujeres que buscaban hombres para procrear. A estos textos, que durante el camino han venido sufriendo transformaciones, se han ido sumando otros de índole distinta como escenas dialogadas, monólogos, canciones para conformar la obra.

Calamity Jame

Martha Jane Canary (1852-1903) fue mundialmente conocida como Calamity Jane. Alta y musculosa  siempre vestía con ropas masculinas y prefería la compañía de los hombres y sin el menor prejuicio en torno al sexo. Sus actividades dan cuenta de sus gustos propiamente masculinos: participó en atracos, exploradora del ejército, vaquera, conductora de caravanas y estuvo involucrada en la lucha contra los Sioux. Vivió con una serie de hombres, ejerció la prostitución a las órdenes de la famosa Madame Dora DuFran, le gustaba el alcohol y sabía blasfemar, cabalgar y disparar tan bien como un hombre, a los que en más de una ocasión vapuleó en alguna pelea. De esta Calamity Jane real se conserva una breve autobiografía, que ella misma vendía por unos pocos centavos en las ferias, y unas cartas a su hija, en las que hemos encontrado inspiración. “La idea de ir atada al faldón de la camisa de un hombre me hace sentirme mal”, le dice en una de esas cartas.

Chirigóticas reconoce que “Nuestra Juanita Calamidad viene a ser una especie de anti Yerma, una maestra de la marcha atrás, reacia a la maternidad y a cualquier cosa que conlleve compromiso. Una eterna Campanilla, que vive en el límite y que pone en cuestión la noción de género y que no es casta ni abnegada ni sumisa”