El Sindicato CGT ha denunciado mediante un comunicado el “culebrón” que está suponiendo el traslado de la sede del Ecyl y que, según el Sindicato, está paralizado al encontrarse detenidas las obras de las nuevas instalaciones en la Vía Roma y cuyos trabajos deberían haber estado terminados a finales de marzo.

Según CGT y tras consultar fuentes  de la Gerencia del ECyl, la empresa adjudicataria de la adecuación de las instalaciones pretendía que la Junta de Castilla y León se hiciera cargo anticipadamente del gasto de la instalación de climatización. “Como las condiciones del contrato contemplaban el pago al final de la obra, la Junta se ha negado y las obras se han paralizado” Tampoco se conoce en la actualidad, según CGT, “ni que departamentos van a situarse en el local, ni, por tanto, el  número final de trabajadores y usuarios de las instalaciones”  

Esta paralización de las obras y correspondiente retraso en el traslado acentúa, según el sindicato, que los trabajadores y usuarios de la oficina de empleo “sigan sufriendo diariamente la falta de espacio, de altura, de condiciones acústicas y de ventilación… y lo que es peor, las situaciones de tensión y los episodios de violencia hacia los trabajadores” Precisamente, el último episodio de violencia en las oficinas se produjo el  pasado lunes 27 de abril y, apunta CGT,  “se sigue sin adoptar ninguna medida preventiva al respecto  (hace años que se pide un vigilante de seguridad), fuera de las habituales llamadas a mantener la calma y denunciar al agresor, que acostumbran a hacer los responsables desde sus despachos”

Foto: Una mujer consulta el tablón donde aparecen las del Ecyl