El 31 de octubre de 2012, la Confederación General del Trabajo (CGT) junto con otras organizaciones, convoca Huelga General de 24 horas de duración en todo el estado español. La organización llama a la movilización porque consideran que el Gobierno “con su política de recortes y reformas, nos está llevando a una auténtica situación de emergencia social”, como señala la organización a través de su página web.

Además, la convocatoria ha podido ser escuchada a través de los altavoces del vehículo que recorría las calles de la capital animando a apoyar la cita que critica una política económica, “neoliberal y antisocial que está al servicio de los mercados financieros, los especuladores, al servicio de una Unión Europea (UE) gobernada por la banca alemana, el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI)”. La organización culpa a las políticas del Gobierno de ser las causantes de 6 millones de parados y de que el 52 por ciento de la juventud no tenga trabajo y tenga que emigrar, que más de 700 mil personas hayan sido desalojadas de su vivienda, que millones de personas estén en el umbral de la pobreza, que nos estén estafando a toda la población para pagar su crisis.

Lamentan los recortes en gastos sociales, sanidad o en educación, “para privatizar y desmantelar los servicios públicos básicos”, así como otras medidas como la subida del IVA, y de otros impuestos, la congelación de pensiones, la pérdida de salarios, o la reducción de prestaciones al desempleo. Además, añaden a sus críticas la “amnistía fiscal a los defraudadores” y los  privilegios fiscales a las grandes fortunas. “Una Huela General para que la crisis la paguen quienes la han provocado, para que se persiga a quienes defraudan”, señalan.

En definitiva, una huelga laboral, “para parar las empresas, los transportes, los servicios, las comunicaciones, las administraciones”; una huelga de consumo “para atacar al capitalismo en su esencia y redefinir el modelo desarrollista que está esquilmando la vida en el planeta”; y una huelga social “para exigir los derechos, las libertades, el cambio de modelo que beneficia a la mayoría de la población”; y para finalizar, una huelga inclusiva “que afecta a toda la población porque todas y todos estamos sufriendo las reformas y los recortes”.

 

DEJA UNA RESPUESTA