El secretario provincial de Comisiones Obreras de Correos, Ignacio García, ha calificado de “inadmisible” el recorte de financiación en los Presupuestos Generales del Estado de 2017, que tendrá como consecuencia la “eliminación de un plumazo de 40 puestos de trabajo” en Segovia.

También ha asegurado que tendrá como consecuencia el cierre de oficinas en Segovia capital y en municipios como Cuéllar, San Rafael, Sepúlveda o Villacastín. Así mismo se verán afectados más de 70 puntos de atención y servicios de reparto en el área rural, “que ya de por sí vienen sufriendo problemas de calidad por recortes en la contratación de personal y plantillas insuficientes”.

En este contexto, ha anunciado movilizaciones a las que espera se sumen el restos de organizaciones sindicales y los trabajadores de Correos de toda la provincia. “No vamos a permitir que el Gobierno acabe con la empresa pública Correos, dejándola morir de inanición porque lo que está en juego es un tercio de la plantilla y el Servicio Postal Público que presta a los miles de ciudadanos en esta provincia, una empresa que es esencial y básica como elemento de vertebración territorial, social y económica”.

Detrás de este recorte por parte del Gobierno central, el secretario provincial de la organización apunta a un ataque directo a lo público “por parte de lobbies privados que están tratando de morder, de acabar, con el Servicio Postal Público, como han hecho tantas empresas”. “Correos es el encargado por Ley, de garantizar que los ciudadanos reciban con normalidad sus cartas, paquetes postales, notificaciones y toda clase de productos y es lógico pensar que, de no impedirse el hachazo presupuestario citado, la viabilidad de este servicio entrará en serio riesgo así como el empleo de quienes lo prestan”, afirma el responsable sindical.

Para Comisiones Obreras, Correos necesita financiación, impulso político y un verdadero Plan Estratégico 2017-2021 que lo convierta en un operador postal y logístico al nivel de operadores internacionales