La Federación Española de Profesionales de la Imagen y la Fotografía (FEPFI) lleva tres años consecutivos celebrando en Segovia, el certamen de calificaciones que es el mayor evento de fotografía a profesional que se celebra en España. Una cita que se repetirá también en noviembre de 2018. No se descarta elegir Segovia como sede permanente.

El presidente de la Asociación Fotógrafos de Segovia, Juan Luis Misis, recordó que han firmado, con FEPFI, hasta la fecha, dos convenios bianuales. El primero, para los años 2015 y 2016, y el segundo, para este año y para 2018. Un evento que cuenta con la participación de más de un centenar de profesionales que envían, en maletas, su obra, para que sea clasificada por los jueces, desde todos los rincones de España.

La ciudad de Segovia ha conquistado a la FEPFI por su ubicación, en la zona centro de España, lo que permite que las distancias de los participantes sea más o menos las mismas, y con fácil acceso, a través de diferentes medios de transporte. Además, el Hotel Puerta de Segovia, cuenta con las salas, con los metros cuadrados adecuados, para poder acoger el certamen. “Se necesitan unos espacios con unas condiciones muy determinadas”, recuerda Misis.

Durante cuatro días, siempre coincidiendo con las fechas del Puente de Todos los Santos, en el que baja sensiblemente el volumen de trabajo en este sector, se organiza este evento, que tiene un curioso sistema de trabajo para evaluar las obras de los fotógrafos y profesionales de vídeo de España.

Jueces y maestros fotógrafos

En esta edición de 2017, se han calificado casi 600 obras de fotografía profesional. Es un examen que se hacen a sí mismos, con el único objetivo de mejorar. Por un lado, están ocho personas de la organización, que son los responsables del conocido como ‘tinglado’. Un sistema, como una especie de torno, por el que se coloca en el centro, de una gran pantalla, cada uno de los trabajos fotográficos.

Frente a ella, se sitúa las sillas de los jueces, que son profesionales con la más alta cualificación dentro de la Federación. Los jueces disponen de una máquina, “con la que pueden puntuar de 0 a 100”. Datos que se recaban y se obtiene una nota media. Si la calificación obtenida por la fotografía es de 79 ó 80, su autor recibe “un merito”. Y supera la calificación de 80 puntos, el fotógrafo recibe dos méritos.

Dentro de FEPFI, los profesionales que llegan a 15 méritos, se convierten en ‘fotógrafo distinguido’. Con 30 méritos, ‘fotógrafo especialista’. Y así, según van sumando méritos en los certámenes de calificación, llegan a ‘fotógrafo maestro’, ‘maestro fotógrafo instructor’ y ‘maestro fotógrafo honorario’.

Juan Luis Misis recuerda que, como el gran objetivo de este evento, es “crecer como profesionales”, si durante el proceso de calificación, la máquina detecta, una gran discrepancia entre las notas de dos jueces, “una muy alta y otra muy baja, emite una señal”. De esta manera, ambos jueces tendrán que hacer una exposición para defender los motivos de su nota.

Una vez expuestos los argumentos, se realiza una segunda votación por parte de los cinco jueces, todos ellos, fotógrafos maestros. El profesional de vídeo o fotografía que acude al certamen, recibe directamente y en persona, la valoración del jurado, “se le dan todo tipo de explicaciones y consejos sobre cómo mejorar esa fotografía”, recalca el presidente de la Asociación de Fotógrafos de Segovia. Y los que no pueden acudir, en la maleta donde envía su trabajo, se le devuelve con un informe exhaustivo.

Este año, el segoviano Enrique Madroño “obtuvo una obra de mérito en retrato”. En este certamen, se califica “todo lo que se hace hoy en día en fotografía profesional”, resume Misis. Las categorías son: libre, boda, gráfico, retrato, mascotas, arquitectura, paisaje y naturaleza, moda y publicidad y bodas.

Un año de luz

Las fotografías que se convierten en obras de mérito son, de nuevo, examinadas por los jueces, para hacer la selección final para dotar de contenido a la Colección de Honor de FEPFI. “La colección de honor es la máxima expresión de la fotografía profesional que se hace en España”, resalta Juan Luis Misis. Así nace la exposición ‘Un año de luz’, que se puede visitar hasta el 19 de noviembre, en las Galerías de La Cárcel-Centro de Creación de Segovia.

“Poder ver la obra de fotógrafos tan diversos y en un mismo espacio es algo muy importante”, y totalmente recomendable para los aficionados a la fotografía. En varias salas, se recogen, en un formato minimalista para dar todo el protagonismo a las obras fotográficas, los mejores trabajos de 2016, en las diferentes categorías.

Un recorrido único que ya forma parte del archivo de la Federación Española de Profesionales de la Imagen y la Fotografía. El certamen de calificaciones se lleva celebrando desde hace algo más de dos décadas, logrando “un archivo social único de la historia reciente de España”, señala Juan Luis Misis. Cada colección de honor es un capítulo de esta “memoria fotográfica de primera magnitud”.

‘Un año de luz. Colección de honor FEPFI 2016’, se puede visitar, los días laborables de 18.00 a 21 horas; y sábados, domingos y festivos, también en horario de mañana, de 12.00 a 14.00 horas.

Sede permanente

Segovia se ha convertido en la capital de la fotografía profesional. Desde la directiva de FEPFI no descartan que la ciudad del Acueducto se convierta, en sede permanente y definitiva, de este importante y referente evento”. FEPFI agrupa al mayor colectivo de fotógrafos y videografos profesionales de nuestro país. La edición de 2016 ha contado con más de 200 personas acreditadas.

Los integrantes de la Colección de Honor de 2017 se darán a conocer el próximo año, en Segovia. Juan Luis Misis sí revela que, un mismo fotógrafo, ha logrado meter tres obras en la Colección de Honor, además de otras trabajos, muy bien calificados.