La ciudad de Segovia sigue arrastrando graves consecuencias a causa de la histórica nevada del fin de semana con numerosas dificultades en la movilidad de los peatones y los conductores. Por efecto de las bajas temperaturas, las calles se han convertido en auténticas pistas de patinaje y muchos vecinos han sufrido caídas. Además, acudir al trabajo fue a primera hora de hoy toda una odisea para cientos de personas que tardaron el doble de tiempo en llegar y, otros muchos, decidieron llamar a sus empresas para comunicar que no podía acudir.

Este lunes 8 de enero no es un día normal para los segovianos que se enfrentaron desde primera hora de la mañana a muchas complicaciones. Las empresas ubicadas en los polígonos industriales tuvieron muchas dificultades para comenzar su actividad. El propietario de Gasóleos Martín, Oscar Martín, ubicada en el polígono de El Cerro, señaló que sólo estaba abierta la calle Guadarrama, la principal, y el resto “está sin tocar” por lo que “al final nadie trabaja porque está todo el mundo limpiando, con las palas, las aceras, los accesos y los aparcamientos”.

En declaraciones a ICAL, Óscar Martín explicó que personalmente se había dado una vuelta por la ciudad para ver la situación y poder establecer las rutas de reparto de los camiones de gasóleos y finalmente decidieron “esperar para ver como se va arreglando todo” porque no se puede acceder a los barrios. Este empresario segoviano señaló que sus clientes están siendo “muy comprensivos” por no poder hacer frente a la entrega de los pedidos de gasóleo por “lo complicado que está el acceso a la calles” por la nieve acumulada y las placas de hielo.

La misma situación se registró en las empresas e industrias del polígono de Hontoria con reiteradas llamadas a la Policía Local para pedir maquinaria y material fundente para despejar las calles y aceras. Los problemas de movilidad son claves para el desarrollo de las empresas de reparto de mercancias. En Transportes Esteban, por ejemplo, están esperando “a ver cómo se solucina el día” para poder repartir porque sólo pudieron acceder a algunos puntos de la ciudad, “a las zonas más cerca de Segovia” ya que “es muy complicado poder entrar en los pueblos y los barrios”.

Levantarse con antelación

Ana decidió levantarse mucho más pronto de lo habitual para poder llegar con su vehículo particular a su puesto de trabajar. La misma decisión tomó Fernando García que trabaja como gerente de la Asociación de Tranportistas Segovianos (ASETRA). En la localidad en la que reside tanto, en la jornada de ayer como hoy, fueron los propios vecinos con sus tractores y excavadoras los que están limpiando las calles.

“Yo sí he podido venir a trabajar pero otros compañeros no han podido venir. El recorrido que hago en 20 minutos hoy ha sido en 40”, explicó Fernando García. Se desplazó hasta la capital solo y sus hijas no acudieron al colegio y al instituto. Según la información facilitada por ASETRA, el transporte escolar está paralizado casi al cien por cien.

Elena Álvarez trabaja como gerente en la cafetería La Colonial, en la céntrica Avenida del Acueducto, y gracias a su compañera de trabajo que contrató, “un día antes”, y un taxi para poder bajar desde La Lastrilla pudieron abrir el establecimiento “sólo con media hora de retraso”.

Elena Alvárez aseguró: “Si no me viene a buscar no hubiera podido salir de Torrecaballeros”. También lamentó la dantesca situación que se encontró cuando llegaron al Azoguejo, a lo pies del Acueducto, “estaba todo fatal” con grandes placas de hielo. “No me esperaba que la ciudad pudiera estar así, delante de nosotras se ha caido una señora”.

Barrios incorporados

En los barrios incorporados, como Zamarramala, la acumulación de nieve supera en muchos puntos los 50 centímetros de espesor, lo que ha impedido a sus vecinos poder sacar los vehículos de sus garajes. Ruth es maestra en el colegio público de Trescasas y comentó “su total impotencia” por no poder salir del pueblo para poder ir a atender a los cuatro alumnos que habían acudido al centro educativo.

Juan, otro vecino de Zamarramala, tampoco pudo acudir a su oficina en Segovia capital y decidió esperar a que el paso de las horas, la subida de la temperatura y el sol le permitan rescarta su coche de la nieve.

Las calles están intrasitables y los vecinos se ayudan unos a otros para que los vehículos, a pesar de la nieve y el hielo, pueda llegar hasta la carretera principal. Problemas que se repitieron en el resto de barrios incorporados que dependen del Ayuntamiento de Segovia: Hontoria, Fuentemilanos, Madrona, Torredondo y Perogordo.

Foto: Antonio Rojas-Twitter