El 17 de agosto pasará tristemente a la historia por ser otra de esas fechas negras en el calendario. Un atentado ha creado la más absoluta convulsión en la ciudad de Barcelona después de que un furgón arrollara a decenas de personas en el céntrico paseo de Las Ramblas, abarrotado en estas fechas por miles de turistas y vecinos de la Ciudad Condal, entre los que se encuentran como no podía ser de otra manera paisanos de Segovia que también han visto alterada esta tarde de verano.

Es el caso de Rodrigo Martínez Roncero, profesor en el Conservatorio de Segovia nacido en Zamora y residente en la provincia, que pasa unos días de vacaciones en Barcelona acompañado por familia y amigos, y que se encontraba muy cerca del lugar de los hechos. En declaraciones a Segoviaudaz.es, Rodrigo ha relatado cómo tras una comida en las inmediaciones, han podido comprobar el revuelo generado al escuchar a las decenas de efectivos policiales y de los Mossos d’ Esquadra yendo con cierta celeridad hacia Plaza Cataluña, dónde han sucedido los tristes acontecimientos. “Hemos imaginado que pasaba algo grave”, señala.

Entre el desconcierto, según narra este residente en Segovia, las tiendas comenzaron a cerrar sus puertas y las viandantes buscaban salir de la zona. “La gente se ha puesto muy nerviosa”, añade. Una situación que se complicó cuando las autoridades ordenaron por seguridad el cierre de las estaciones de metro y Cercanías de la zona.”Nosotros estábamos a punto de ir hacia Las Ramblas y mi hermana ya iba hacia allí”, explica. No obstante en el último momento se llamaron para tomar un café evitando así que ésta se desplazara hasta el lugar del atentado. 

“No estábamos allí por un par de casualidades, lo piensas ahora y te das cuenta de que has tenido suerte y siempre es porque justo haces cuatro cosas que te llevan a no estar allí en ese momento”. Entre la confusión, Rodrigo ha comenzado a recibir llamadas y mensajes de quienes sabían que pasaba unos días de vacaciones en Barcelona. “Yo creo que pasa más miedo quien sabe que estás aquí, hasta que le escribes para decir que estás bien”, reflexiona.

No obstante, el profesor del Conservatorio segoviano confiesa que “casi inconscientemente caminas arrimado a la pared”. Un susto que este vecino de Segovia nos ha relatado y cuyas consecuencias reales están aún por confirmar. En este sentido, el testigo subraya que “la gente estaba muy asustada” e incide en el respeto a todas las víctimas y personas que por allí pasaban para no crear un revuelo aún mayor y que pueden generar un mayor trauma incluso a los familiares que aún continúan esperando noticias de los suyos. 

Imagen: En la izquierda, el vecino de Segovia, Rodrigo Martínez Roncero, junto a su hermana y primo cerca de Las Ramblas esta misma mañana.