A las dos y cuarto de la tarde, el entorno del Acueducto enmudecía por la amenaza de bomba cuyo aviso recibía la Policía Nacional de Segovia sin especificar si ésta afectaba al aparcamientosubterráneo de la avenida Padre Claret o la del hotel que se encuentra al lado, el Eurostar Acueducto. Una situación que ponía los pelos de punta a quienes se encontraban en las inmediaciones de la zona con los atentados de Barcelona y Cambrils tan recientes.

Cerca de dos horas después, a las cuatro de la tarde, se confirmó la “falsa alarma” y los agentes procedieron a levantar el dispositivo desplegado en la zona por parte de la Policía Nacional, con la colaboración de agentes de la Policía Local, para cortar los accesos de entrada y salida de ambas infraestructuras, situadas a pocos metros del Acueducto.

Durante algo más de hora y media, se inspeccionó el interior de los aparcamientos y cada uno de los vehículos que había en su interior, sin encontrar nada sospechoso. La Subdelegación del Gobierno en Segovia confirmó que da por cerrado el episodio, al ser una “falsa alarma”.

Por su parte,  la alcaldesa de Segovia, Clara Luquero, afirmó que “afortunadamente todo se ha quedado en sus susto”, tras confirmar la Policía Nacional que el aviso de bomba en dos aparcamientos, uno público y otro privado, en la avenida Padre Claret, era una falsa alarma. En declaraciones recogidas por ICAL, Luquero agradeció la colaboración de segovianos y turistas que, durante casi dos horas, no pudieron acceder a sus vehículos.

Clara Luquero se acercó al lugar de los hechos para estar pendiente del desarrollo del operativo de la Policía Nacional, con la colaboración de la Policía Local, para acordonar toda la zona y cortar en el tráfico rodado y de peatones. “Había que tomar todas las medidas de seguridad preventivas”, aseguró, hasta que se confirmó que se trataba de una falsa alarma.

La alcaldesa explicó que estuvo hablando personalmente con los ciudadanos que han visto alterados sus planes de vacaciones o su actividad diaria, al no poder acceder al aparcamiento público subterráneo o al del hotel, para recoger sus vehículos. Aseguró que las reacciones fueron todas positivas, de total comprensión porque “todos estamos muy sensibilizados con lo que está pasando”.

Se controlaron las dos infraestructuras porque la llamada que se recibió, a las dos y cuarto de la tarde, no especificó si la amenaza de bomba era en el parking subterráneo o en el aparcamiento del Hotel Eurostar Acueducto, que está justo al lado.

Medidas de seguridad

Luquero recordó que, en Segovia, se han puesto en marcha medidas para reforzar la seguridad, con una mayor presencia policial en los entornos peatonales y monumentales. El siguiente paso del Ayuntamiento será estudiar “bien y con calma”, la colocación de “impedimentos físicos” en la zona del entorno del Acueducto y el eje Calle Real-Plaza Mayor.

La alcaldesa de Segovia indicó que tienen que ser sistemas de “quita y pon” que permitan el paso de los vehículos policiales, de bomberos y de emergencias sanitarias.