El Colegio de Ópticos y Optometristas de Castilla y León (Coocyl) recomienda la limpieza del ojo con lágrimas artificiales para hidratarlo durante la época de alergias primaverales, puesto que “refrescan, lubrican y ayudan a eliminar alérgenos” frente a síntomas como el enrojecimiento del área blanca del ojo, la inflamación de ojos y párpados y el lagrimeo excesivo.

Desde Coocyl recuerdan, a través de un comunicado, que “con la llegada de la primavera y el periodo de floración, las personas alérgicas al polen comienzan a sufrir los primeros síntomas” y que entre ellos está “la conjuntivitis alérgica”. Así, según sus datos, el 25 por ciento de la población “padece esta patología en esta época del año”, que cada vez afecta a más personas y que “en 20 años afectará a la mitad de la población occidental”.

Por ello, y aunque la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) señalaba hace unos días que esta primavera será menos intensa que la de 2016 en relación a los efectos que sufrirán las personas alérgicas, Coocyl ofrece un decálogo para evitar la incomodidad ocular durante esta época del año.

Entre las medidas incluidas en el decálogo se encuentra limitar el uso de las lentes de contacto, no salir a pasear por el campo o parques por la concentración de polen, mantener subidas las ventanillas cuando se viaje en el coche, utilizar gafas de sol para proteger a los ojos de alérgenos, evitar la acumulación de polen y la exposición a ambientes con polvo, utilizar humidificadores, extremar la higiene diaria y evitar frotarse los ojos, entre otras