Publicidad

Aires de novela negra por las calles de Segovia

Publicidad

César Fraile y Francisco Rubio (Segovia, 1966) publicaron en 2015 bajo el seudónimo de Mateo Botas y Durango la primera colección de aventuras del detective Martin bajo el título ‘Un aire mudo’. Sin experiencia en la edición, se lanzaron a la aventura animados por amigos y familiares y tan solo un año después presentan ‘Un aire anunciado’ con cuatro relatos más de un detective ‘típicamente segoviano’ en entornos que sus paisanos conocen bien.

“Quisimos dotar a Martin de un perfil muy segoviano, dotado de muchos ‘tics’ físicos y mentales asociados a lo que nosotros creemos que es el carácter segoviano”, reconoce Fraile. “También es un hombre con sentido de la justicia y su conciencia social”, apostilla. “Es un tipo impaciente, borde pero por timidez. No nos hemos inspirado en personajes de novelas, solo en nuestros paisanos”, apunta Rubio.

Publicidad

El enigma del seudónimo de los dos escritores quedó al descubierto con la publicación del primero de los libros y ahora, un tiempo después lo mantienen “por cariño”. Rubio reconoce que lo de ocultar su identidad “fue en parte por timidez, queríamos escondernos un poco para ocultar un poco nuestras limitaciones aunque lo cierto es que generó curiosidad”, sostiene.

Los cinco relatos que conformaron ‘Un Aire mudo’ tuvieron una gran acogida por parte de sus paisanos y pronto se plantearon los autores autoeditar una segunda remesa de aventuras de Martin “aunque lo habríamos hecho igual si llega a salir mal”, apunta Fraile que considera Segovia como un lugar “perfecto” para ambientar relatos basados en el género de la novela negra “tanto por la configuración física de la ciudad, como de las personas”, dice.

Con ‘Un aire anunciado’, el detective Martin regresa con otros cuatro relatos algo más largos que los de ‘Un aire mudo’, en formato edición de bolsillo y con una tirada de 150 ejemplares. Los autores han considerado necesario “dar más recorrido a los textos, dotarles de un poco más de longitud para que puedan desarrollarse un poco más las historias que no están relacionadas entre sí y que pueden leerse de manera independiente.

Todos los relatos resultan independientes del resto con sus particulares intrigas, crímenes y resolución de los conflictos por parte de Martin. “Los relatos no están entrelazados, puedes leer uno hoy y otro dentro de un mes y no pierdes la esencia”, afirma Francisco Rubio. En cuanto al rigor científico en los crímenes o resolución de los mismos no es algo que preocupe mucho a los escritores porque, aseguran “estamos hablando de ficción”, apuntan.

Como novedad, una de las historias reflejadas en ‘Un aire renovado’ está localizada fuera de Segovia, concretamente en El Palmar, población de la provincia de Cadiz que pertenece al municipio de Vejer donde el detective Martin acude en principio de vacaciones y se ve envuelto en un caso.

A la hora de escribir, Fraile y Rubio se reconocen por separado “muy anárquicos”, sin un patrón definido y aprovechando el poco tiempo que sus obligaciones laborales y familiares les dejan. “Escribimos en unión espiritual que no física y sin reglas preestablecidas”, asegura Rubio. Pese a ello, ambos apuestan por la continuidad de un personaje que les está dando “muchas satisfacciones” y que ha puesto a Segovia en el punto de mira de los apasionados de la novela negra y policíaca

Publicidad