El sindicato CSIF Segovia denunció hoy la agresión a un funcionario del Centro Penitenciario de Perogordo por un interno que le lanzó dos puñetazos, uno de ellos a la cara, y se abalanzó sobre él “ejerciendo una gran resistencia por su corpulencia con más de cien kilos”, siendo necesario “más de 4 minutos para reducirle” por parte de los compañeros del funcionario. Los hechos ocurrieron el pasado viernes, durante el segundo día de huelga en todos los centros penitenciarios, en el módulo más conflictivo de la cárcel de Segovia, que contaba con “el mismo número de funcionarios”.

Según el relato del sindicato CSIF, en este módulo M-4, se escuchó gritar desde una ventana: “Me cago en todos vuestros muertos, hijos de puta, ¿Cuándo sale el agua caliente aquí?, subid a la celda que tengo ganas de soltar las manos hijos de puta”. Los funcionarios ordenaron al interno que cesara en su actitud, para evitar que se alterara el orden del departamento, pero continuó con los ataques verbales.

Para evitar incidentes regimentales más graves, argumentaron desde CSIF Segovia, varios funcionarios subieron al módulo para intentar calmarlo y, al abrir la celda, le ordenaron, de forma preventiva, que se pusiera “contra la pared para cachearlo y poder hablar con él”, negándose el preso en reiteradas ocasiones hasta que llegó el momento en el que lanzó “dos puñetazos a uno de los funcionarios de manera sorpresiva”, alcanzándole en la cara y abalanzándose sobre él hasta caer al suelo y continuó dándole patadas, pasando “cuatro minutos”, hasta que pudo ser reducido. r.

La agresión fue puesta en conocimiento del Jefe de Servicio, que ordenó el traslado el preso al departamento de aislamiento, en cuyo trayecto continuó gritando, en un estado de “gran agitación”, dirigiéndose al resto de internos con frases como: “Mirad cómo nos tratan estos hijos de puta, hay que matarlos a todos”, provocando “revuelo y abucheos en el departamento”. Según el relato de CSIF Segovia, las amenazas fueron constates y forcejeó “con los brazos” para intentar “soltarse de las esposas”.

El funcionario agredido necesito atención de los servicios médicos del Centro, con un parte de lesiones con traumatismo en la mandíbula, glúteo y en dedos de ambas manos. Por estos hechos, el responsable de CSIF Segovia, en representación de los cinco sindicatos convocantes de la jornada de huelga, solicitaron “la regresión de dicho interno a primer grado”.

Desde CSIF también recordaron que lleva más de un año, solicitando a la Secretaria General de Instituciones Penitenciarias y a todos los partidos políticos, “la dotación de más medios, más personal, y un mayor control de los internos con problemas psiquiátricos, “para poder trabajar con un mínimo de seguridad”.

La situación en los centros penitenciarios propiciaron la creación de una plataforma formada por los sindicatos CSIF, ACAIP, UGT, CCCO y CIG, con la convocatoria de varias jornadas de huelga, que continuará los días 6, 8, 13 y 15 de noviembre, con el objetivo de conseguir que el ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, reconozca a este colectivo su trabajo como ha ocurrido con la Policía Nacional y la Guardia Civil.