El Ayuntamiento de la localidad de Adrada de Pirón, ha mostrado su oposición a la instalación del aerogenerador incluido en el “Proyecto La Lastra”, que de construirse, estaría ubicado a 500 metros del casco urbano de la localidad.

La alcaldesa del municipio, la socialista Ruth Sanz, expresó su “inquietud” sobre un proyecto, “que de llevarse a cabo traería muchos más perjuicios que beneficios”. “Últimamente, en el pueblo no se habla de otra cosa, puesto que la inmensa mayoría de vecinos muestra su rechazo a este proyecto”.

El diputado socialista Borja Lavandera, manifestó que los 186 metros de altura del aerogenerador “condicionarían en gran manera el paisaje propio del entorno del municipio, que quedaría transformado para siempre, ya que supondría una instalación casi siete veces más alta que el Acueducto en su parte más elevada”.

La ubicación del municipio en las inmediaciones del Parque Nacional Sierra de Guadarrama, los Parques Naturales de la Hoces del Duratón, y del río Riaza y dentro del Valle del río Pirón es otro de los argumentos que esgrimió Lavandera que aseguró que el aerogenerador “supondría una modificación del ecosistema en sí mismo”.

Lavandera, además, consideró que la instalación del aerogenerador “ocasionaría perjuicios socioeconómicos derivados del impacto paisajístico y de la contaminación acústica, ya que será constante ese molesto ruido de fondo que genera el roce de aspas y viento, como puede constatarse en las cercanías de todos los parques eólicos”.