Nacho Sáez/ Ical

La Audiencia Provincial de Segovia ha absuelto al dueño de un centro ecuestre de El Espinar acusado de un delito de abusos sexuales continuados a una menor en el verano de 2007. El juicio se celebró a puerta cerrada los pasados días 1 y 2 de diciembre y la Fiscalía Provincial y la acusación particular solicitaban para él una pena de ocho años de prisión y una indemnización de 20.000 euros por los daños morales causados a la víctima, que como consecuencia de los hechos juzgados sufrió un trastorno de estrés postraumático, según el Ministerio Público.

El acusado regentaba un centro ecuestre de El Espinar al que empezó a acudir la víctima cuando tenía 14 años junto a su hermano pequeño y sus padres por su afición a los caballos. La Fiscalía creía probados la existencia de una serie de episodios de abuso sexual a la menor, pero la Audiencia Provincial los ha rechazado.

En su sentencia los magistrados sostienen que no han sido “suficientemente acreditados“ los hechos por parte de la menor y entre otras cuestiones no comparten la conclusión de un informe psicológico que mantenía que “existe la probabilidad razonable” de que el relato de la joven “se trate de un testimonio producto de una vivencia y no inventado o sugerido”. La sentencia resalta también que la narración de los hechos que realiza la menor “no es espontánea”.