Leopoldo Pomés es uno de los nombres imprescindibles de la publicidad en España, con anuncios de Terry y Freixenet,  y en el ámbito de la fotografía, donde ha adquirido una creciente importancia. Ser uno de los primeros fotógrafos de vanguardia tras la guerra civil es parte de esta valoración. A través de su mirada ha sabido reflejar un país que se transformaba a pasos agigantados en las décadas del siglo XX, captando con elegancia la crudeza de los cincuenta y el optimismo de los sesenta. 

Ahora llega su exposición, integrada por 34 fotografías que abarcan su trayectoria, reúne los temás más queridos del autor, tanto en copias vintage, de época, modernas o polaroid. La exposición estará en la Galeria arteSonado (Calle del Rey, 9 La Granja de San Ildefonso) desde el 2 de abril hasta el 25 de mayo.

Leopoldo Pomés, interesado en su época escolar en el dibujo y la literatura, entró a trabajar a los 16 años como oficinista, pasando a ser vendedor en la librería Vergara, con muestrarios de caramelos Futbolín y botones de artesanía. Sus visitas a exposiciones de pintura, hace que este arte aflore en su mente. El gerente de la librería simpatiza con el joven Leopoldo y le introduce en el laboratorio fotográfico, lo que despierta su interés por la fotografía.

En 1946 adquiere su primera cámara fotográfica. En la década de 1950 entra a formar parte del grupo vanguardista “Dau al Set“, del que ya formaban parte Joan Brossa, Tàpies y el fotógrafo Lluis Mª Riera. Retrata a todos sus compañeros, monta un laboratorio en el cuarto de baño de su casa y, a partir de 1952, se entrega enteramente a la fotografía, que no ha abandonado desde entonces.

Son varias las exposiciones que ha tenido a lo largo de su carrera por toda la geografía española, llegando a Londres y Nueva York.

En1961 nace Studio Pomés dedicado a la concepción y realización publicitaria e institucional, obteniendo numerosos premios en sus trabajos como León de Oro en el Festival de Venecia, Primer premio Festival de Cannes y varios premios Rizzoli de fotografía.

En 1982 realiza, con Victor Sagi, la ceremonia de apertura de los mundiales de fútbol de 1982 y en 1986 elaboran la imagen de la candidatura de los JJOO de 1992 y el film para la eliminatoria final, elemento clave para el triunfo de Barcelona.

Algunas de sus campañas se convierten, con los años, en puntos de referencia de la publicidad en España: Campaña de Terry, en la que aparece una chica en caballo blanco y Campaña Freixenet, con sus famosas burbujas. En 2006 abandona la publicidad para dedicarse a su obra fotográfica.

DEJA UNA RESPUESTA